lunes, 26 de enero de 2009

ofelia muerta...


Profunda y tranquila,
libre de complejidad,
claridad luminosa no compuesta,
más allá de la mente conceptual;
tal es la profundidad de la mente.
En ella no hay cosa alguna que eliminar,
ni nada que se le deba añadir.
Es sencillamente lo inmaculado
contemplando su propia naturaleza.

6 comentarios:

MONICA dijo...

Buenos dias, Iris, me puedes decir el nombre del artista, no lo recuerdo pero si que tenia esta imagen guardada en mi memoria. Me inspira tristeza, aunque esté rodeada de tanta vida. Un abrazo

iris dijo...

Si monica que se me paso ponerlo en la entrada.
Su autor es John Everett Millais (1852)

MONICA dijo...

Muchas gracias, Iris.
Acabo de llegar de la biblioteca, encontré un libro de Luis Sepúlveda -La lámpara de Aladino-. Saludos y hasta pronto!

irene buscando la felicidad dijo...

Uno de mis cuadros favoritos de Millais, siempre he querido utilizarlo en el blog, pero no he encontrado la ocasión... Y a tu precioso texto le va de maravilla.

Me encantó el post, un besico.

diana dijo...

Uno de mis cuadros favoritos de todos los tiempos.

paula marco dijo...

Siempre me ha gustado mucho este cuadro!! Que alegría encontrarlo en tu blog!
Precioso texto, Iris.
Un besazo!!